Minúscula.

No tengo un recuerdo claro de los días de colegio. Ni siquiera de mi niñez. Sólo de algunos momentos. Escenas entrecomilladas de ese tiempo. Sin un orden cronológico. Frases sueltas de un primer acto.

Pero sí recuerdo algo. Una sensación extraña cuando, por algún motivo, caminaba por la calle o estaba en casa en lugar de estar en el colegio. Ese horario de colegio que nos privaba a todos los niños de ver cómo era el mundo fuera de las aulas.

Por ejemplo, si tenía que ir al médico y  me llevaban más tarde al colegio, caminando por la calle se presentaba ante mí un decorado nuevo: había figurantes mayores, una nueva luz, una nueva hora del día fuera de un aula.

Un mundo ajeno para mí y que, durante años, permanecería oculto. Pasaba lo mismo si estaba enferma y pasaba la mañana tapada con una manta. Desde la radio o la televisión me llegaban historias aburridas y para mayores. Hablaban de política o del corazón. Veía caras desconocidas y nuevas en la televisión. Rostros e historias que no estaban pensadas para alguien como yo. Alguien pequeño, de mi edad. Una mirada ajena y objetiva que descubría algo nuevo.

Ya han pasado muchos años desde entonces. Ya se me dice adulta. Los niños, de los que dejé de formar parte hace mucho, me llaman señora desde hace mucho tiempo. Pero esa sensación ha vuelto.

El otro día, al cruzar un paso de cebra, el mismo paso de cebra que cruzo todos los días, me pareció no reconocerlo. Sentí que la luz del día no era la misma que la luz de todos los días a la misma hora. Que las caras con las que me cruzaba por la calle, eran extrañas, distantes, igual que te siente cuando viajas a otro continente. Lo cotidiano te es extraño. Y me sentí como me sentía entonces cuando llegaba unas horas más tarde al colegio. Un mundo parecido a lo que conocía. Pero diferente, nuevo. De nuevo, vi que todo es diferente. Todo estaba por descubrir. Por estrenar. Y de nuevo me sentí pequeña. Minúscula.


Hola a todos. Hace tiempo era eme-ce.blogspot.com.es.

Anuncios